Crónicas personales desde D.F.- El Jardín

IMG_3010

“Para ver el mundo en un grano de arena,

Y el Cielo en una flor silvestre,

Abarca el infinito en la palma de tu mano

Y la eternidad en una hora”.

William Blake

He estado ejecutando el baile de establecerme en el D.F. antes de que se acabe y mude de nombre. Los días se llenan de ocupaciones que una tras otra con todos sus intentos e intenciones me llevan por las horas hasta el anochecer. Entre un paso y otro hace unos días me pregunté qué podía hacer para cultivar el arraigo.  La primera imagen que vino a mi mente fue Vrikshasana, la postura del árbol. Quizá por que he estado haciendo yoga. En todo caso tenía sentido, arraigar es como echar raíces, como una planta. Dicho de otra forma podríamos decir que simbólicamente sembrar algo es una metáfora de echar arraigarse en un sitio. De estar compenetrado con la tierra que pisas. 

IMG_3028.

Antes de irme tenía ganas de tener un jardín urbano. Un huertito de macetas dónde crecer plantas, flores, hierbas… Pero me embarqué en lo de darle la vuelta al mundo y ya no planté nada. Así que pensé que ahora debía hacerlo para a través de esta acción ritual poder simbólicamente arraigarme. 

¿Así se empieza un jardín (urbano)?

  IMG_3019

Pensando en estas cosas fue que adquirí plantas varias, de esas que se supone que toda persona debería tener… ruda, romero, lavanda y esas cosas y cactus porque ¡me encantan! ¡amo, los cactus! De verdad, si te da miedo  tener plantas porque crees que van a morir en tus manos adopta un cactus. Son resilientes y hermosos. Yo tenía una familia de cactus que se llamaban Charlie, Mingus, Monk y Sonny (Rollins) pero cuando me fui los dejé en casa de mis papás y empezaron a dar flores. me parece que encontraron un rincón soleado que los hace muy felices y se arraigaron. No quiero moverlos sobretodo ahora que están floreciendo. 

Así que adopto cactus nuevos.IMG_4082

Me encanta la idea de crear huertos urbanos. Las plantas son seres hermosos y la cercanía de la naturaleza resulta tranquilizante.  Recuerdo haber leído en alguna parte de los diarios de Pessoa que él tenía en alta estima la contemplación de la naturaleza como ejercicio creativo/espiritual.

“El juego de luz y de sombra sobre los árboles y el movimiento de la rama flexible,

El goce de estar solo o en la agitación de las calles,  o por los campos o en la ladera de las colinas,

La sensación de la salud, la plenitud del medio día, mi canto al levantarme de la cama y saludar al sol”.

Walt Whitman

Un D.F. ¿verde?

IMG_3025

D.F. tiene sus encantos y tribulaciones. La ciudad es caótica pero provocativa. Su tamaño, tráfico y el monto de su población son apabullantes y motivo de desgaste.  ¿Podría mejorar la presencia de plantas el estado emocional de los estresados defeños?  El contacto de la naturaleza como alternativa para el manejo de la neurosis del grueso de los habitantes. Sigmund Freud decía que “Las flores son algo reparador que mirar. No tiene emociones ni conflictos”. 

Sobre lo de las emociones en las plantas creo podríamos hablar otro día pero ciertamente pasar tiempo en un jardín se siente muy bien. Así que esta tarde estoy en D.F. tomando jugo de naranja porque según yo es el sabor de la alegría y pensando en los algunos de los jardines japoneses que visité en septiembre del año pasado.

IMG_3015Le di continuidad al experimento ese de ask.fm/diosaloca y me sorprendieron positivamente las preguntas de algunas personas. Gracias. En el instagram  les estoy compartiendo fotos de París y el Louvre porque les hablé de eso en mi última crónica de viaje y también una que otra cosa del D.F.

Fotos del jardín de la autora.
Facebook Comments
Written by Edmeé García, la Diosaloca

He hecho poesía en voz alta y trabajado como escritora, traductora y locutora (107.9 FM). Con Iraida Noriega y Leika Mochán formé "Frágil" un proyecto que unió música y poesía. Soy la jefa editorial de diosaloca.mx y colaboro con diferentes medios y portales. En 2014 le di la vuelta al mundo a través de 12 países de oeste a este.

1 Comment
  1. […] Cuando regresé a México después de dar la vuelta al mundo, decidí que como ritual para arraigarm…También me pregunté si crear huerto urbanos podría mejorar la calidad de vida de  una urbe tan saturada de ruidos, contaminantes y personas como es el D.F. Pero la pregunta que más me picaba las costillas era si mis plantas crecerían, si serían bellas y fuertes, si yo, que nací y crecí en esta ciudad lejos de bosques y parques podría hacer crecer algo tan bello y frágil. […]

Leave a Reply