El go es un reflejo del universo y ha sido jugado en México por cuatro generaciones

goPara muchos es sólo un juego de mesa más, un mero pasatiempo para distraerse de sus actividades más importantes.

Tal vez para algunos de mis familiares es mi pretexto perfecto para “no hacer nada de provecho” , es decir, nada que produzca dinero. Probablemente varios amigos que saben de su existencia piensan que ya me quedé “en el viaje del Go forever, and ever”.

     Otros le llaman, como en el poema de Jorge Luis Borges, “ése otro ajedrez del Oriente”. Nada más lejano a la realidad. El Wéi Qí, como se conoce en China, no se acerca ni un poquito, ni en reglas, ni en aspecto del tablero, ni en complejidad, al Xiang Qí (o hsiang chi) ó ajedrez chino. Tampoco al Shogi, el ajedrez japonés.

go

El Wéi Qí, como se conoce en China, no se acerca ni un poquito, ni en reglas, ni en aspecto del tablero, ni en complejidad, al Xiang Qí (o hsiang chi) ó ajedrez chino.

Muchos ajedrecistas mexicanos consideran el Go como un juego de estrategia aburrido. Para ellos es demasiado largo por el tamaño del tablero- 19×19 líneas-, demasiado complejo lo cual es paradójicamente debido a la sencillez de sus reglas y demasiado simple, a pesar de que juegan “Atari Go” en un tablero de 9×9 líneas. Además de considerarlo “demasiado oriental”. Muchos apasionados del go fuimos también apasionados del ajedrez, hasta que descubrimos el Go. Para aquellos ajedrecistas de hueso colorado, el Go ha llegado a ser “el rival a vencer”.

     ¿Vencer? Pues sí… la supuesta batalla entre uno y otro juego va más allá de los tableros de go ó ajedrez. Existe una silenciosa competencia por la “atención” de las escuelas, padres y madres de familia, niños y jóvenes de toda las instituciones educativas. Aún no es visible, pero tarde o temprano se expandirá hacia un “jaloneo” por el presupuesto de las instituciones de gobierno relacionadas con la educación, la cultura y el deporte.

     Esta batalla ya se dio en Rusia, un país ajedrecista por excelencia. Sorpresa o no, el ajedrez ya perdió bastante terreno frente al go en ése país. Svetlana Shikshina y Alexander Dinerchtein son dos protagonistas de esta historia. David de Ugarte lo documenta en su blog “El correo de las Indias”.

go

     Por otro lado, están quienes saben de él por medio del cine comercial (o no tan comercial), como en “Pi, el orden del Caos” (Darren Aronofsky, EEUU, 1998) y “Una Mente Brillante” (A Beautiful Mind, EEUU, 2002, Ron Howard), por mencionar las más conocidas. O bien quienes se enteraron a través de la lectura de novelas como “La Elegancia del Erizo” (L’Élegánce du herisson”, Muriel Barbery, 2006), “Shibumi” (Rodney William Whitaker o “Trevanian”, 1979), “El maestro de Go” (“Meijin”, Yasunari Kawabata, 1951) y “La jugadora de Go” (Shan Sa, 2001).

go Shan Sa

     Para quienes vivimos y nos desvivimos difundiéndolo, el Go es más que un simple juego de estrategia. Es un refugio en medio del rezago educativo de nuestro país,  un medio de comunicación primitivo y un poderoso instrumento para hacer amistades.  Con sólo una partida se revelan rasgos esenciales de la personalidad de los oponentes. Es un reflejo de la vida misma y sin exagerar, un reflejo del Universo.

     Es un “Tao” (Dao o Do), o sendero y por lo tanto una disciplina que demanda mucho tiempo de práctica.  Es un deporte mental, un “yoga de la mente”, o arte marcial mental. Uno de sus nombres es “Kido” ,el sendero o camino del Ki. “Ki” es otro de sus nombres. En la china antigua le llamaban “Yi”. Era considerado una de las 4 virtudes junto con la música o interpretación del gu qin, una cítara antigua, la caligrafía, y la pintura.

     También David de Ugarte relata en su blog el origen de otro de sus nombres: shudan o conversación pura o conversación de manos. Se lo atribuye a una derivación del nombre que le dio el pensador y monje budista Zhi Dun (314-366) “qing tan”, de donde derivó “shou tan”.

  go stones instruments of power

     Cuando digo que es un medio de comunicación, no puedo dejar de compartir las experiencias de Yasuda Yasutoshi, autor del libro “Go as Communication” y creador del método de enseñanza: “Atari Go” o “Captura Go”. También contadas por David de Ugarte.

Pero ¿cómo se juega? ¿con qué piezas? ¿en qué tablero? El tablero es una matriz (observen que evité el término “cuadrícula”) de 19 x 19 líneas. Son 361 puntos vacíos al comienzo de una partida. Las piezas (llamadas “piedras”) son redondas, negras y blancas, con forma de lunetas o lentejas (convexas de arriba y abajo, o la versión china: planas de abajo y convexas de arriba). Su nombre en chino:  围棋 (Wéi Qí) significa: “juego de mesa de encerrar/rodear/sitiar”. Cada jugador coloca una piedra por turno en las intersecciones vacías del tablero, alternadamente con el fin de rodear más territorio (intersecciones vacías) que su rival, usando el menor número de jugadas y el número menor de piedras posible,y evitando que su oponente encierre o divida sus piedras. Pero tratando de encerrar y dividir a las del oponente. Entonces son dos ideas: encerrar (rodear) territorio y encerrar (capturar) piedras del rival. Para capturarlas se deben bloquear todas la intersecciones libres (las libertades) de las piedras que se quiera o necesite capturar. El “Atari Go” ó “Captura Go” es la versión simplificada ideal para que los principiantes se introduzcan rápidamente a las reglas y tácticas básicas del juego. Es el método de enseñanza más eficaz y más fácil de replicar que se conozca al día de hoy. Y como acabo de mencionar, fue desarrollada y propuesta por Yasuda Yasutoshi.

There is no defeat in Go

     Elegante, orgánico, profundo, sutil y misterioso, el go ha sido practicado durante milenios por emperadores y sus vasallos, estrategas militares, monjes budistas, samuráis y, más recientemente, por empresarios, jubilados, ejecutivos, estudiantes, matemáticos, médicos y una creciente lista de personas de todas la edades y procedencia geográfica. Se puede encontrar mucha información sobre la historia del Go en occidente, especialmente si se teclea en un buscador con su nombre coreano (Baduk 바둑).

El go en México

     En México se practica desde hace relativamente poco tiempo: son pocos los que saben de la existencia de Oscar Trigo, quien dice haberlo conocido en los años 50’s. La versión más conocida es que llegó primero a la Facultad de Ciencias por medio del Dr. Juan José Rivaud Morayta (1943-2005). Una semblanza biográfica puede encontrarse en la página del Instituto de Matemáticas de la UNAM.

Juan Jo Rivaud

Otras personas, de la primera generación de jugadores son: el Dr. Carlos Torres Alcaraz, actual profesor de la Facultad de Ciencias, Marcos Arámbula Moreno y el Dr. Ricardo Quintero Zazueta, actual investigador del Departamento de Matemática Educativa del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CINVESTAV) del Instituto Politécnico Nacional (IPN). Él es también el maestro del único Dojo de Go en México. Está ubicado en la Colonia Nápoles y las reuniones son cada sábado a partir de las 12:30 pm. Pueden comunicarse a mi correo [pensar.distrae (en) gmail (punto) com]  para más información. Existen muchos más lugares y comunidades de practicantes de Go en el país, dentro y fuera de la Ciudad de México.

Quintero Sensei

     No podemos dejar de mencionar al profesor Syddhartha Ávila del Centro de Investigaciones Educativas y Artísticas Pipiolo, una escuela primaria ubicada cerca del metro San Cosme, en donde el Go es asignatura oficial desde hace algunos años.

     Asimismo, en la UNAM existe un equipo de varios instructores coordinados por Emil E. García y apoyados por las autoridades de la Facultad de Ciencias y por la Dirección General de Atención a la Comunidad Universitaria (DGACU).

     Tampoco debemos olvidar los esfuerzos del Club de Go de Bucareli con Jerónimo García Naranjo y Abraham Florencia, el Club de Go de Guanajuato con Nicolás Kuschinski, y otras comunidades en Querétaro, Chihuahua, Puebla, Quintana Roo, Morelos, Jalisco, y el mismo D.F. por mencionar los más conocidos.

simultáneas vs Jhon y Salvador Prometeo

     Por mi parte eso es todo y recuerden:

si algún día se encuentran con 2 personas jugando Go, probablemente perciban un extraño y misterioso halo energético – sí, sin mafufadas- a su alrededor. Acérquense con confianza y respeto, seguramente estarán dispuestos a enseñarles.

Facebook Comments
Pablo A. Tapia Silva
Written by Pablo A. Tapia Silva

Practico, enseño y difundo el Go desde el 2001. Lo aprendí en la Facultad de Ciencias. Comencé a enseñarlo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (UNAM) en 2002. En 2008 me mudé a Quintana Roo, y regresé a la Cd. de México en 2011. Actualmente me encuentro activo promoviendo el Go en varios puntos del DF.

Leave a Reply